17 noviembre 2009

Faust XVII. El Tiempo

Polvo al polvo
bajo todo abandono,
cenizas a las cenizas,
cuerpo que arde aprisa.

Bajo el mismo viejo sol,
la misma sonata, la misma canción,
canción de cuna
y epitafio que arrulla.

La verdad es como la vida,
efímera, corta y poco concisa,
las sombras la cobijan
y la luz le acaricia.

Bajo el sol todo es misterio
todo brilla en ilusión, en momentos,
bajo la luna los sueños
y bajo el pecho, se ahoga el tiempo.

-------------------------------------
Algo mas que incluyo en "La sinfonía de la noche":


Péndulo que azotas,
golpeas y entonas
interminable caminar
del tiempo, la vida y la realidad

En el atardecer,
de este sol el caer,
cae también esta pared,
cristal que sustenta la torre del ayer.

Cae, en silencio
bajo el vuelo del tiempo,
cae para allí yacer
olvidada y sin renacer.
------------------------------

14 noviembre 2009

Retomando el Pasado. II

Continuando con “la historia”, después de haber escrito por un periodo de dos años me dio por la curiosidad de retomar los poemas que más me gustaban o que tenían algún valor personal para mi y unirlos todos bajo un compilado, el primero de estos se llama “Otoño Medieval”, lo intitulé así pues esta compuesto por un gran número de versos que se ubicaron temporalmente en las cruzadas y en la edad media, son versos que demuestran la angustia, los sueños y cada uno de los sentimientos que sintieron tanto quienes estaban en medio de las cruzadas como aquellos quienes veían partir a sus seres queridos a un campo de batalla.

El segundo compilado se realizó bajo el nombre de “El clan del silencio”, un compilado que dejó atrás las cruzadas para ubicarse en un ambiente un poco más personal, arenas, desiertos, lobos y noche son parte de los temas que aborda tratando de expresar sentimientos, lugares e historias importantes para este servidor.

El tercer y último compilado se llama “La sinfonía de la noche”, este aún se encuentra completándose, de este surge un pequeño compilado que hace alusión a la historia de Faust.

11 noviembre 2009

Otoño Medieval

Otro escrito perteneciente al recopilado de "Otoño Medieval":


Miro el camino y siento
Que todo lo vivido descansa en paz,
Recuerdo lejos los momentos,
Quizás sueños solo fueron,
Nada de realidad,
Observo lentamente el estrellado,
En esta oscuridad nace y se alimenta la tempestad.
Arden lentamente las fibras
De un manuscrito que no he de entregar,
Letras escritas en suspiros,
De escarlata y de alma que no ha de volar.
Y en el inmenso anochecer
El viento me recuerda que
Los aromas del soñar no se olvidarán.
Camina lentamente la traición
Que solo en mí vivió,
Nada nunca hubo de esperanza
Ni de eterna alabanza, nada que retornar.
Y entre tanto susurrar,
La brisa ya no suena igual,
Ha dejado su canción,
Mi salvación.
Hubo tiempos que esperaba,
Murmuraba y pensaba
Hoy será,
Pero uno a uno fueron cayendo,
Junto a las hojas en otoño medieval,
El cielo rojo convirtió,
Esta ironía de ilusión,
Junto a las paredes y sobre ellas,
Escritas en tristezas,
Las alegrías del corazón,
Que una a una fueron borradas
Y no por mi intención,
Miro hoy la luz que atraviesa mi conciencia,
¿Será el final?
¿Paraíso o condena
La antigua esperanza de libertad?

----------------------------------

08 noviembre 2009

Angel de Barro

Miras agrietado,
sediento y agobiado,
ángel que es
de barro su ser.

Paso a paso sientes
el arder del suelo imponente,
como seca el sueño,
el camino fuego y tu leño.

De cristal sus alas
que extender no alcanza,
lejano ve el cielo,
humano luchando por el Edén eterno.



04 noviembre 2009

Otro poema de mi amiga Ana Luna, espero les guste, gracias Ana.


Noche de luna llena acaricia hoy pena,
porque el dolor amarga mi corazón y no deja ninguna razón.
Noche de luna llena toca cada parte de mi ¡te clamo piedad porque
después de esta noche ya no quiero vivir mas!.
Tú, luna, me enseñaste la razón de vivir,
tu luz brillante me ha hablado hoy a mi y es hora que yo parta de aquí.
No pienses luna,que me olvide de ti,
pues tú fuiste la razón,
por eso mi alma empezó a vivir.
Oh noche de luna llena acaricia por última vez pena,
porque hoy duermo bajo tu luz llena,
pero mañana sobre la fría tierra.
Ana Luna

-----------------------

02 noviembre 2009

Renacer Astral

Un pequeño invento (si asi se le puede llamar) un poema de divagaciones mentales:


Caminó en esta vida,
muerte que en un instante le asedias,
vivió en efímero momento,
para verse renacer en mares de nieblas.

Y de allí partir ,
explicación que no tendrá fin,
de allí marchar,
para verse resurgir sin intensiones en el mal.



Los suspiros que arrastra el viento,
las imágenes de un lugar asiduo sin tiempo,
¿por que la locura de la mente?,
si los fantasmas son las fibras de su universo


-----------------------

29 octubre 2009

Polvo, Llanto y Sangre

Algo viejito, me toco desempolvar el cuaderno, pertenece a "Otoño Medieval"



Sangre y lágrimas caen,
Riegan hoy el suelo infértil, que dolor
El amor crucificado agoniza en el interior
Cae dorado el sol,
No temas más al horizonte que miras hoy,
Resuenan las campanas del silencio,
Laten los cristales rotos del tiempo que no volvió,
Y la tormenta comenzó,
Escuchas hoy los cantos de un coro tentador,
Miras al cielo y ves el paso de las lágrimas,
El llanto de una eternidad abandonada a vivir,
Frió en el viento, que posee en el todo el fuego de un querer,
Mientras que la noche danza,
El mar en azul las nubes palpa,
Y vuelven a caer
En la tierra lágrimas y sangre,
El dolor de un soñar,
Y aun después de la tormenta
Se escucha el sollozo,
Lamento de ángeles que
Quemadas sus alas con polvo, furia y poder;
Que salvaje puede ser la salvación
Sin un corazón que sepa sangrar
El ardor de sus venas y que sepa como congelar
En un simple instante la veracidad de la ilusión.


-------------------------------------

28 octubre 2009

Y seguimos con "El Clan del Silencio"




Suenan ausentes los ecos del alma,
se esparce serena,
inquieta y eterna,
la razón de la fiereza calma.

Noche que tiembla e hiela,
movimientos del pecho,
corazón sin lecho,
lobo lejos de su tierra

Se ve en el rostro blanco nacer,
lejos de ser clemente
en el mirar indulgente
temor a en silente fiera su alma ver.
Este poema que dejaré a continuación pertenece a un tercer recopilado que llamo de la misma manera que este blog "El clan del silencio"


Suspira también las sombras
en cada espacio se mira
caminante intrínseca
como rugidos de olas

Olas de plata y espuma
que se rompen con locura
al mirar el cristal de su cuna,
ángel de barro sin luz ni luna

arenas mira a sus pies
eternidad acortada
palabra ansiada
que en sus granos ahogada vez
--------------------
Aquí les traigo un verso de una amiga de las tierras de Perez Zeledón, Ana Luna (Seudónimo que ella utiliza) y espero poder seguir escribiendo versos de ella aquí en este espacio, Gracias por el verso Ana Luna


Este es el eco de mi voz,con el roce de la tibia alba
ahnelo ver el amanecer,cuando el sol despide a la luna
queriendo amarla y acaricarla
quiero tener alas, para que la emoción salga a volar
y crezcan los sueños de este poeta,en esta noche de luna llena...
ver el cielo abrazar el mar ,será la razón de amar
de ahí nacerá la inspiración de este poeta
poeta ¿de donde tu inspiración?
¿acaso de los latidos de tu corazón?

Ana Luna

--------
Algo mas sobre "Sinfonía de la Noche", aclaro que no siempre utilizo titulos para mis poemas.

En la noche clara
vivida nota de luz y plata,
y al alba entona,
razón que al destino evoca.

Negro cual velo de la noche,
arena de ardiente roce,
paso tras paso,
ecos del eterno encanto.

Y brillante el cielo
oculto tras bellos ojos,
brillante y tierno,
de su voz dulces tonos.

Y al canto del amanecer deseo
mantener en pie grato sueño,
pues aún lejos así siento,
latires de un corazón intenso.


26 octubre 2009

Faust V. "El sueño"

Pues bien aqui les dejo uno de mis mas recientes poemas, es parte de mi compilado "Sinfonía de la Noche", del cual se desprende un pequeño grupo bajo el nombre de "Faust" basado en la gran obra de J.W. Goethe, claro siempre con un toque personal.


Faust
V: "El sueño"
De la tierra al cielo,

se miró claro acierto,

paz al alma,

felicidad de eterna alba.



Del cielo a la tierra,

se miró como la mente erra,

bajo el sol eternos secretos,

anhelos que viven atentos.



De la tierra a los avernos

despacio se mira

eternidad de iras,

por las ansias del conocimiento.



Y la noche le recibe del sueño,

augureos claros de un futuro incierto,

para descubrir que solo está

en el centro del universo.

El ser bajo la luz de la luna

Morgan no es hombre de letras; de hecho, su inglés carece del más mínimo grado de coherencia. Por eso me tienen maravillado las palabras que escribió, aunque otros se han reído.

Estaba sólo la noche en que ocurrió. De repente lo acometieron unos deseos incontenibles de escribir, y tomando la pluma redactó lo siguiente:

«Me llamo Howard Phillips. Vivo en la Calle College, 66, Providence, Rhode Island. El 24 de noviembre de 1927 -no sé siquiera en qué año estamos- me quedé dormido y tuve un sueño; y desde entonces me ha sido imposible despertar.

»Mi sueño empezó en un paraje húmedo, pantanoso y cubierto de cañas, bajo un cielo gris y otoñal, con un abrupto acantilado de roca cubierta de líquenes, al norte. Impulsado por una vaga curiosidad, subí por una grieta o hendidura de dicho precipicio, observando entonces que a uno y otro lado de las paredes se abrían las negras bocas de numerosas madrigueras que se adentraban en las profundidades de la meseta rocosa.

»En varios lugares, el paso estaba techado por el estrechamiento de la parte superior de la angosta fisura; en dichos lugares, la oscuridad era extraordinaria, y no se distinguían las madrigueras que pudiese haber allí. En uno de esos tramos oscuros me asaltó un miedo tremendo, como si una emanación incorpórea y sutil de los abismos tomara posesión de mi espíritu; pero la negrura era demasiado densa para descubrir la fuente de mi alarma.

»Por último, salí a una meseta cubierta de roca musgosa y escasa tierra, iluminada por una débil luna que había reemplazado al agonizante orbe del día. Miré a mi alrededor y no vi a ningún ser viviente; sin embargo, percibí una agitación extraña muy por debajo de mí, entre los juncos susurrantes de la ciénaga pestilente que hacía poco había abandonado.

»Después de caminar un trecho, me topé con unas vías herrumbrosas de tranvía, y con postes carcomidos que aún sostenían el cable fláccido y combado del trole. Siguiendo por estas vías, llegué en seguida a un coche amarillo que ostentaba el número 1852, con fuelle de acoplamiento, del tipo de doble vagón, en boga entre 1900 y 1910. Estaba vacío, aunque evidentemente a punto de arrancar; tenía el trole pegado al cable y el freno de aire resoplaba de cuando en cuando bajo el piso del vagón. Me subí a él, y miré en vano a mi alrededor tratando de descubrir un interruptor de la luz..., entonces noté la ausencia de la palanca de mando, lo que indicaba que no estaba el conductor. Me senté en uno de los asientos transversales. A continuación oí crujir la yerba escasa por el lado de la izquierda, y vi las siluetas oscuras de dos hombres que se recortaban a la luz de la luna. Llevaban las gorras reglamentarias de la compañía, y comprendí que eran el cobrador y el conductor. Entonces, uno de ellos olfateó el aire aspirando con fuerza, y levantó el rostro para aullar a la luna. El otro se echó a cuatro patas dispuesto a correr hacia el coche.

»Me levanté de un salto, salí frenéticamente del coche y corrí leguas y leguas por la meseta, hasta que el cansancio me obligó a detenerme... Huí, no porque el cobrador se echara a cuatro patas, sino porque el rostro del conductor era un mero cono blanco que se estrechaba formando un tentáculo rojo como la sangre.

………………………………………………..

»Me di cuenta de que había sido sólo un sueño; sin embargo, no por ello me resultó agradable.

»Desde esa noche espantosa lo único que pido es despertar..., ¡pero aún no ha podido ser!

»¡Al contrario, he descubierto que soy un habitante de este terrible mundo onírico! Aquella primera noche dejó paso al amanecer, y vagué sin rumbo por las solitarias tierras pantanosas. Cuando llegó la noche aún seguía vagando, esperando despertar. Pero de repente aparté la maleza y vi ante mí el viejo tranvía... ¡A su lado había un ser de rostro cónico que alzaba la cabeza y aullaba extrañamente a la luz de la luna!

»Todos los días sucede lo mismo. La noche me coge como siempre en ese lugar de horror. He intentado no moverme cuando sale la luna, pero debo caminar en mis sueños, porque despierto con el ser aterrador aullando ante mí a la pálida luna; entonces doy media vuelta, y echo a correr desenfrenadamente.

»¡Dios mío! ¿Cuándo despertaré?»

Eso es lo que Morgan escribió. Quisiera ir al 66 de la Calle College de Providence; pero tengo miedo de lo que pueda encontrar allí.

FIN

H.P Lovecraft

La voluntad de un Guerrero

Seguimos con "Otoño Medieval":

Se que prometí volver,
Pido solo una oportunidad,
Más hoy todo murió,
Murió cuando vi en el cielo la luz del sol,
Hoy abracé lo que fue mi última bendición,
Aunque se que el enemigo ya llegó,
Quizás sin mi ellos si puedan volver,
Espero que dios me sepa perdonar,
Pero por mi vida quizás ellos no deban morir,
Cielo tómame hoy a mí,
Y así limpia sus caminos al hogar ir,
La tormenta comenzó,
Siento en mi pecho su corazón,
El perdón hoy debo a otro ángel
Que atrás quedó.

Fantasía

Aquí les dejo este verso, de los primeros que redacté, pertenece al recopilatorio "Otoño Medieval"


Abre tus ojos y mira la pintura

Que en tu interior con imaginación creó,

Siente en su ser el reino de luz,

Tiene el poder en su interior,

Sueño tras sueño,

Una sonrisa en su rostro se ve,

Que alegre el saborear el color del alma,

El vibrar de una tonada que en su vida clama,

“tenemos el poder en nuestro interior,

Te daremos fantasía,

Somos el reino de luz y de sueños,

Puedes sentir

Como el fuego quema y congela

Todo lo que un pasado fue,

Mira el retrato que te dio,

Más cerca de la luz,

Mas cerca de la luz”.

Rosas y sangre se funden,

Sientes dentro la llama yacer,

Pierde la razón por un instante y veraz

Que la fantasía es así,

Una realidad dentro de la luz.

Retomando el pasado

Siguiendo aquí con un poco de historia, si como historia se pudiese tomar, inicié los primeros trazos de tinta tal vez escritos como pensamientos, tal vez posiblemente visto como poesía, (le dejo la categorización a aquellos verdaderos conocedores o a la libre elección de cada uno), en los mediados del año 2004, cobijado por sombras y sueños, por fantasías y realidades...
Motivado por Bernardo "Nanú" Sandí (escritor de pensamientos ya mucho antes de que yo lo conociera, seguidor de las letras de Jorge Debravo), proseguí en tales trazos, continuando con mis escritos y divagaciones mentales sobre estos.
De estos ya cinco años, mucho a surgido: cambios, conocimientos, agrados y desagrados; como todo en la vida se ha ido evolucionando, tratando siempre de mantener una escencia, por tal motivo en este espacio iré escribiendo versos (tanto de los primeros como de los actuales) para gusto propio y de aquellos otros que pasen por aquí, para mostrar la evolución (para bien o mal de mi obra), sientansen bienvenidos a comentar, opinar, criticar (constructivamente), que solo así el ser humano aprende y mejora

25 octubre 2009

Vientos Estelares

Es la hora de la penumbra crepuscular,

casi siempre en otoño, cuando el viento estelar se

precipita

por las calles altas de la colina, que aunque desiertas

muestran ya luces tempranas en cómoda habitaciones.

Las hojas secas danzan con giros extraños y fantásticos,

y el humo de las chimeneas se arremolina con gracia

etérea

siguiendo las geometrías del espacio exterior,

mientras Fomalhaut se asoma por las brumas del Sur.

Ésta es la hora en que los poetas lunáticos saben

que hongos brotan en Yugoth, y qué perfumes

y matices de flores, desconocidos en nuestros pobres

jardines terrestres, llena los continentes de Nithon.

¡Pero por cada sueño que nos traen estos vientos

nos arrebatan una docena de los nuestros!

H.P Lovecraft

Etiquetas de Technorati:

Ergo bibamus

Unidos aquí estamos para una acción laudable;
por tanto, hermanos míos, arriba. Ergo bibamus!
Resuenen nuestros vasos y callen nuestras lenguas;
levantar vuestras almas muy bien. Ergo bibamus!

He aquí una sentencia tan vieja como sabia;
conserva su vigencia hoy lo mismo que antaño,
y un eco nos aporta de espléndidos festines,
esta jovial y grata consigna: Ergo bibamus!

Hoy he visto a mi dulce amada placentera;
al punto fui y me dije: "Bueno está. Ergo bibamus!"
Me acerqué sin recelo y ella me acogió bien.
Y entonces repetí mi alegre Ergo bibamus!

Mas lo mismo si os mima y os acaricia y besa,
que si nos niega adusta su corazón y brazos,
¿qué recurso nos queda, mientras no nos sonríe,
que de nuevo apelar al viejo Ergo bibamus!

De los amigos lejos cruel destino me lleva.
¡Oh fieles camaradas! ¿Qué hacer? Ergo bibamus!
Ya me marcho cargado con liviano bagaje;
quiere decir se impone un doble Ergo bibamus!

Y aunque a veces el cuerpo la carcoma nos roa,
nunca de la alegría vacío el tesoro hallamos;
que el alegre al alegre suele prestar rumboso,
así que, hermanos mios, ¡venga un Ergo bibamus!

Ahora bien: ¿qué debemos cantar en este día?
¡Yo tan sólo pensaba cantar Ergo bibamus!
Pero recuero ahora su especial importancia;
así que alzar las voces. De nuevo Ergo bibamus!

Este día se nos mete la dicha por la puerta;
resplandecen las nubes, tiembla el trigo dorado;
y una imagen divina brilla ante nuestros ojos;
así que alegremente cantad Ergo bibamus!

Johann Wolfgang von Goethe





Pues bien les doy la bienvenida a este pequeño espacio, espero sea de su agrado, para iniciar aqui les dejo uno de mis primeros versos, escrito ya hace casi 5 años:

Viaje al silencio
a la mente que roza
las palabras de la luz,
el habla de la pluma
que es mudez escrita en papel.
El callar que describe
en hilos y telares los pensamientos
y la vereda del ser.
He aquí, y mirad con tu mente
y ojos abiertos,
escuchad las sinfonías,
el paso del viento,
ruge la selva, lloran los cielos
sus alegrias y descontentos,
en él arcangeles de alado negro,
y aquí yace el clan del silencio.