03 junio 2010

Lo que guardan los años

Aquí les dejo algo que hace un par de años vengo moldeando, algo que me ha traído muchos sueños y les quiero compartir un fragmento de lo que es mi incursión primera (mas no única aclaro) en los textos narrativos, espero que sea de su agrado y acepto humildemente las críticas constructivas que deseen hacerle


Parte II:

En lo lejano del pueblo se observa la luminosidad de una casa, dentro de ella se escuchan los murmullos y las frases, las dudas y el coraje debaten en una mente, en un corazón, el cómo, el cuándo, el porqué, el fuego de una acción puede congelar el alma.

- Adel ¿Qué tal te encuentras? – Colocando un vaso en la sencilla mesa de ébano, Fafnir preguntaba a Adel.

Fafnir era el mejor amigo de Adel, se conocieron en lo que se podría llamar tierras de la antigua Persia; él era un hombre hábil e inteligente, que al igual que Adel era perseguido por su pasado.
Fafnir provenía de un linaje de arenas y califas, de tiempos y reyes, pero un simple evento, una vuelta del reloj jugó con su destino y se vio convertido en cazador y cazado.
Su encuentro con Adel fue algo inusual, el escape era el objetivo en ambas mentes, ambos cazados por sus objetivos, por sus presas, lo único deseado, vivir un día mas para tratar de retomar su sueño, su meta, para tallar en el destino un que marcara el comienzo de su paz, de su nueva vida.
Se encontraron frente a frente con el viento como guía y el corazón en plena ira; sus ojos se cruzaron y a sus espaldas la sombra de un destino que los asediaba, la presa convertido en cazador. Se detuvieron en seco, Adel y Fafnir se miraron y descubrieron la misma línea que guiaba sus pasos por el río de la vida, miraron como sus caminos se cerraron por demonios desconocidos, por males ajenos, y la lucha comenzó, y al verse incapaces de enfrentar sus propios males, acometieron contra los demonios frente a ellos, contra lo desconocido.

Al cabo de algunos minutos la batalla cesó, las sombras que eclipsaban la vida se disiparon, un día mas de vida fue ganado, y con él un amigo y compañero.

- Creo que por hoy podremos dormir- dijo Fafnir comprendiendo de cierto modo la similitud en el destino de su alma y la de su nuevo camarada.

- Si, una noche más de vida, una noche más de dormir en vela y de velar soñando- Respondió Adel.

- Mi nombre, forastero, es Fafnir, Fafnir Al-djafar, fui en mi pasado glorioso, de linaje
real, mas hoy como vistes, soy asediado por sombras y demonios.

- Adel Hel Balmont, soy descendiente del hijo de la noche, provengo de un lejano lugar en
escape de mi presa que al igual que tú me obliga a tratar y luchar por vivir un día mas.

- Perdona mi intromisión, pero, ¿Que o quien era esa creatura que te asediaba?- Con gran
respeto a su interlocutor, Fafnir con asombro y extenuado por la pasada lucha preguntó.

Un gran silencio fue cubriendo el lugar, como niebla y cenizas apoderándose de la costa. Un gran lapso de tiempo pasó, como si la mente de Adel se encontrará ausente, como si su alma batallara lejos en el horizonte de su conciencia, y un aura negra, negra cual abismo inconcluso cubría su ser.


- Era Génesis, una valkiria criada por Fenrir y bajo el mando de Los Caballeros del Sello.- con voz tenue como si su ser despertara, respondió Adel. - ¿Y a ti?-

- Bajak-Dra, un guardián de la línea de las arenas, mas creo que no será necesario increpar en detalles, lo mejor, a mi opinión, será partir pues pronto se pondrá el sol en la lejanía y la noche no es buen resguardo para nuestra vida, si me lo permites te ofrezco un lugar donde resguardarte y así si es de tu agrado me podrás narrar lo que el rio de la vida te a traído y te ha quitado, lo que en la barca del tiempo te ha ocurrido y lo que te a traído a aquí.-

Adel asintió con la cabeza, su pensamiento aun se encontraba ausente, perdido en la bruma. Al cabo de un rato, y después de una confusa caminata se encontraron ya refugiados, en una vieja casa, con escrituras y dibujos antiguos. Ambos tomaron asiento y descansaron de su trayecto y de su persecución.

- Cuéntame Adel ¿qué te trajo por aquí?

Después de un corto silencio, Adel bebió de una copa que al igual que su espíritu se agotaba poco a poco.

- Para poder explicarte debo contarte mi historia.
-Perdona, parece que ya se aproxima el amanecer, descansemos por ahora y así podrás contarme luego con lujo de detalles toda tu historia.


Así los dos tomaron lugar y dieron paso a la reina sueño de cobijar sus seres, abandonando por un instante sus emociones, su corazón.

4 comentarios:

FRANK RUFFINO dijo...

Estimado Mauro:

Cuando empiezo a leer un texto narrativo (no soy muy lector) a las primeras líneas o: 1-dejo de seguir la lectura, 2-sigo la lectura hasta el final. En el caso de tu narración la terminé hasta su punto y final. Ya eso dice mucho de tu estilo y pluma. Adelante, por ese camino lograrás grandes cosas! Siempre hacer más lecturas exhaustivas de otros autores y escribir todos los días, anque sea una página: en un año reunirías 365 páginas, una novela respetable si sabes hilar cada página con la siguiente. He ahí el secreto: esfuerzo e imaginación.

Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

Frank.

P.D. Sería bueno pidas opinión al escritor Alexánder Obando, él sí que se las sabe todas!

Mauro "Flamehowl" dijo...

Muchas gracias Frank, y pues si, ya le envié mi invitación a Alex para que pasara por aquí y comentara este pequeño fragmento, me alegro que te gustará eso da apoyo y fuerzas para seguir

El Ornitorrinco dijo...

Hola, Mauro, me llamo Sergio Arroyo y mis amigos escritores me llaman Ornitorrinco. Me agregué como seguidor de tu blog, donde espero poder leer muchos textos más como este.

¿Este texto es parte de una novela? ¿Cómo se llama el trabajo general?

Mauro "Flamehowl" dijo...

Gracias por pasar por estas tierras, y pues se puede decir que si, es un fragmento de un trabajo (se puede decir que novela) en el cual llevo varios años trabajando, escribiendo esta cuando la universidad y mis responsabilidades laborales me lo permiten.

El nombre en si no esta bien definido, esto sucede por que al iniciar dicho escrito me envolví tanto en él que pasé por alto el nombre de esta, aunque tengo un par de propuestas para cubrir dicho vacío, aunque aun estoy analizando este detalle