10 septiembre 2011

El último en Babel

Desperté, mirando el polvo cubrir todo, era la ira de un rayo, el pesar de una traición que rasgó los sueños de un alto habitar. De izquierda a derecha nada había ya, encerrado quede dentro de la torre, el camino al cielo se quebró. Centurias efímeras y eternas aquí corren y yo vago eterno, solo sin salida ni salvación.


3 comentarios:

Wílliam Venegas dijo...

Usted lo llama microcuento, narración, pero esto es lo que menos es. Ausencia total de conflicto. Ausencia total de un relato. Ningún proceso narrativo. Mera enunciación de sentimientos. Texto lírico. Punto. Nada tiene que ver con la brevedad del texto. Si yo digo: "soñé", ahí hay un relato.
Espero no mortificarlo con lo que le he escrito.
Dejo mi blog a su disposición:
http://lahuelladelojo.blogspot.com

Wílliam Venegas dijo...

Me apunté como seguidor de su blog. Ojalá usted haga lo mismo en el mío, es una invitación.

Mauro "Flamehowl" dijo...

Bienvenido a este espacio toda critica es bienvenida y no, no me mortifica.

Gracias por pasar por mi blog espero tenerlo aquí mas frecuentemente